Enfermedades Degenerativas; Imagina tu par de zapatillas de correr favoritas. Probablemente, recuerdes cuando las recibiste por primera vez y las sacaste de la caja. Los colores brillaban, el material era firme y hasta las suelas estaban limpias. Sin embargo, a medida que usabas con cariño tus zapatillas de correr a diario (ya que eres un corredor dedicado), empezaron a deteriorarse. Primero quizá las suelas empezaron a desgastarse. Después, la amortiguación empezó a aplastarse un poco. Puede que los cordones se hayan deshilachado y que pisar en los charcos haya desgastado la malla.

Al igual que tus zapatillas, tu cuerpo recibe una paliza cada día. Con el tiempo envejecemos y nuestras articulaciones, músculos y huesos se desgastan. Sin embargo, a diferencia de este proceso normal de envejecimiento, las enfermedades degenerativas aceleran el desgaste, haciendo que los tejidos se degraden más rápido de lo normal. Sería como si llevaras papel de lija y barro a tus zapatillas, desgastándolas mucho más rápido de lo normal.

En este artículo vamos a ver qué son las enfermedades degenerativas, pondremos una lista de algunos de los ejemplos más conocidos y hablaremos sobre su clasificación. Para entender bien lo que le ocurre al cuerpo durante las enfermedades degenerativas, continúa leyendo.

Enfermedades Degenerativas. Lista de Ejemplos, Tipos y Síntomas

¿Qué es una Enfermedad Degenerativa?

Una enfermedad degenerativa es aquella que hace que un tejido u órgano se deteriore con el tiempo. Hay un buen número de enfermedades degenerativas y muchas de ellas están asociadas al envejecimiento, o empeoran durante el proceso de envejecimiento.

Se clasifican en tres tipos de enfermedades degenerativas principales: cardiovasculares, neoplásicas y del sistema nervioso. Las enfermedades cardiovasculares más frecuentes son la hipertensión, la enfermedad coronaria y el infarto de miocardio. Las enfermedades neoplásicas incluyen los tumores y el cáncer. Las enfermedades que afectan al sistema nervioso son el Parkinson y el Alzheimer.

Las enfermedades degenerativas están causadas por una gran variedad de factores. Algunas son el resultado directo del desgaste normal del cuerpo, mientras que otras se perpetúan por una mala salud o un estilo de vida poco saludable.

Muchas enfermedades degenerativas pueden curarse, pero todavía hay bastantes que no tienen tratamiento. En estos casos, las opciones disponibles están diseñadas para aliviar los síntomas y ayudar a los pacientes a tener una vida normal en la medida de lo posible.

Algunos de los tipos más comunes de enfermedades degenerativas son el cáncer, la diabetes, el Parkinson, el Alzheimer, la artritis reumatoide y la osteoporosis. Millones de personas de todo el mundo se ven afectadas por estas enfermedades. De hecho, en la mayoría de los países, ciertos tipos de enfermedades degenerativas figuran sistemáticamente entre las principales causas de mortalidad.

Ejemplos de Enfermedades Degenerativas

Según el National Cancer Institute (NIH), una enfermedad degenerativa es una condición en la que la función de los órganos o tejidos implicados empeora con el tiempo. Por definición, una enfermedad degenerativa es crónica (dura más de 3 meses), pero no todas las enfermedades crónicas degeneran de la misma manera.

Aunque la terminología puede parecer compleja, podemos aclarar que ninguna enfermedad degenerativa será también infecciosa. Una infección bacteriana suele empeorar con el tiempo, pero la acción está causada por microorganismos dañinos, no por un mecanismo intrínseco al paciente. Además, las enfermedades infecciosas suelen ser curables, lo que no ocurre con las enfermedades degenerativas.

Así, es fácil concluir que una enfermedad infecciosa como el VIH no es degenerativa, aunque empeore con el tiempo sin tratamiento. Tampoco lo son una lesión o la diabetes, porque se espera que empeoren si no se tratan, pero no en todos los casos provocan por sí solas el lento e inexorable deterioro de un sistema u órgano.

Por muy arcaico que sea el término en términos médicos, sigue teniendo un relativo interés a la hora de clasificar ciertas afecciones crónicas con una serie de síntomas característicos.

Estas enfermedades pueden ser hereditarias (se transmiten de generación en generación) o congénitas (no las padece ningún antepasado y suelen producirse como consecuencia de alteraciones durante el desarrollo embrionario). A continuación, examinaremos las enfermedades degenerativas más comunes, destacando algunas de sus características y síntomas clave.

Enfermedades Degenerativas Más Comunes

1. Alzheimer

La primera de las enfermedades degenerativas más comunes es el Alzheimer. La enfermedad de Alzheimer es muy común, suele ser hereditaria y suele afectar a personas de edad avanzada, aunque se han registrado casos en personas menores de 40 años. Se caracteriza fundamentalmente por un deterioro cognitivo progresivo, con síntomas irreversibles. El paciente sufre episodios crecientes de desorientación. Esto suele conducir a una pérdida gradual de la memoria.

Los primeros síntomas del Alzheimer que aparecen son la incapacidad de recordar acontecimientos recientes o nombres de personas. A medida que la enfermedad avanza, el paciente puede ser incapaz de recordar a los miembros de su familia y puede sufrir desorientación en el espacio y el tiempo (pensando que vive en una época pasada).

Aunque es irreversible, es posible mejorar la calidad de vida de los pacientes con un tratamiento neurológico adecuado. Otros síntomas comunes de las personas que padecen Alzheimer son la agresividad y la ansiedad. Es importante entender que son simplemente una reacción a la frustración de no poder recordar ciertos episodios.

2. Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

También conocida como ELA o enfermedad de Lou Gehrig, está causada por el deterioro o la muerte de las neuronas del cerebro responsables del movimiento muscular voluntario. Afecta principalmente a los adultos de entre 40 y 70 años, aunque puede aparecer antes.

Es una enfermedad progresiva, lo que significa que los síntomas empeoran con el tiempo. También es incapacitante, ya que dificulta la movilidad de la persona y necesitará asistencia en silla de ruedas o ayuda para la vida diaria.

Dentro de las enfermedades degenerativas, la ELA no afecta a la capacidad intelectual. Tampoco afecta a los sentidos, a los esfínteres ni a la función sexual.

Al principio, sólo aparece una ligera falta de coordinación o dificultad para moverse. Con el tiempo, pueden aparecer espasmos, debilidad e incluso dificultad para respirar o tragar. En algunos casos, incluso puede ser necesario utilizar un respirador mecánico. En este último caso, actualmente existen técnicas y tratamientos de fisioterapia respiratoria que pueden prevenir y estabilizar las posibles patologías que provocan alteraciones respiratorias.

Síntomas de la ELA como el dolor o las alteraciones de la expresión emocional, como el llanto o la risa inapropiados, pueden aparecer de forma secundaria, sin indicar un trastorno psiquiátrico.

3. Arteriosclerosis

Se trata de la pérdida de elasticidad de las arterias, que impide o dificulta el paso de la sangre por ellas. Puede ser hereditaria o congénita. En este último caso, es fácil de prevenir evitando los factores de riesgo. Por ejemplo, el tabaquismo, la hiperglucemia, la hipertensión arterial y la obesidad. Por eso comer sano todos los días y el ejercicio son tan importantes para prevenirla.

Dentro de las enfermedades degenerativas, no suele provocar ningún síntoma. Por eso es útil hacerse pruebas periódicas para medir la presión arterial, la función cardíaca y los niveles de colesterol. De lo contrario, los síntomas pueden aparecer demasiado tarde, en forma de angina de pecho, derrame cerebral o insuficiencia renal.

4. Cáncer

Aunque hay más de 100 tipos de cáncer, todos tienen algo en común: implican una división celular incontrolada, que da lugar a un crecimiento anormal del tejido. Los más comunes son los cánceres de piel, mama, pulmón y colorrectal.

Este tipo de enfermedades degenerativas pueden ser hereditarias o congénitas. Una vez realizado el diagnóstico, es imprescindible el seguimiento médico y también es aconsejable seguir tratamientos de fisioterapia oncológica para prevenir, combatir y/o contrarrestar cualquier tipo de secuelas derivadas del tratamiento. La evolución de la enfermedad, una vez tratada, depende de la eficacia de las terapias y medicamentos aplicados.

5. Osteoartritis o Artrosis

Aunque puede aparecer a cualquier edad, es más común entre los 50 y los 70 años, y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Consiste en pequeñas lesiones en las articulaciones que provocan dolor, rigidez, hipersensibilidad, dificultades de movilidad y un sonido crepitante (sonido producido por la fricción de los tejidos).

La artrosis, también llamada osteoartritis, es la forma más común de artritis. Esta enfermedad degenerativa se caracteriza por la degeneración progresiva del cartílago en todas las articulaciones. Esto conduce a la atrofia de las articulaciones y al dolor, lo que puede provocar una discapacidad permanente.

Dentro de las enfermedades degenerativas, la artrosis suele ser hereditaria, pero la obesidad, las lesiones o el uso excesivo de las articulaciones pueden provocarla, por lo que es esencial evitar estos factores.

Lista de Enfermedades Degenerativas

6. Osteoporosis

La osteoporosis es otra de las enfermedades degenerativas y consta de una disminución progresiva de la masa ósea y la debilidad de los huesos. Es más frecuente en las mujeres, sobre todo después de la menopausia, cuando los niveles de estrógenos disminuyen.

Al principio de esta enfermedad degenerativa no hay síntomas, pero a medida que avanza, aumenta la probabilidad de sufrir fracturas óseas, que pueden ser causadas por un simple golpe o una caída.

Esta debilidad ósea se debe a un aumento de la porosidad de los huesos, provocado por la carencia de vitamina D. El descenso de los estrógenos tras la menopausia dificulta la absorción de esta vitamina. Por eso es tan frecuente en esta época de la vida. Sin embargo, también puede estar causada por una exposición solar insuficiente o por deficiencias nutricionales.

Para las mujeres, es muy útil anticiparse a la posibilidad de sufrir osteoporosis. ¿Cómo se puede hacer esto? Pues bien, se recomienda encarecidamente consumir alimentos ricos en calcio durante toda la vida (es muy importante hacerlo desde una edad temprana, cuando los huesos se están desarrollando). También es aconsejable tomar suplementos de vitamina D o recibir suficiente luz solar (pero no demasiada). Y los alimentos para subir la vitamina D cuando se acerca la menopausia. El ejercicio regular también puede prevenir la osteoporosis.

7. Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una de las enfermedades degenerativas que afecta al control de los movimientos corporales de una persona. No es contagiosa ni mortal, es decir, una persona no puede morir a causa de los síntomas del Parkinson. Se cree que la enfermedad puede ser genética en un porcentaje muy pequeño de casos.

La enfermedad de Parkinson se clasifica como una de las enfermedades neurológicas degenerativas y es progresiva. Los síntomas de la enfermedad están causados por la degeneración progresiva de las células nerviosas de la zona media del cerebro. Esto provoca una falta de dopamina, un mensajero químico (neurotransmisor) necesario para los movimientos suaves y controlados.

Los síntomas del Parkinson aparecen cuando alrededor del 70% de las células productoras de dopamina han dejado de funcionar normalmente. La enfermedad de Parkinson no puede curarse, pero los síntomas pueden controlarse. Con una combinación de medicación y apoyo multidisciplinar (equipo de profesionales sanitarios aliados) y cirugía de estimulación cerebral profunda para algunas personas. Las personas con enfermedad de Parkinson pueden llevar una vida independiente y productiva.

8. Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una de las enfermedades degenerativas crónicas en la que el sistema inmunitario de tu cuerpo se ataca a sí mismo por error. Esto se conoce como respuesta autoinmune.

En la EM, el sistema inmunitario ataca y daña el material graso (mielina) que aísla los nervios de tu sistema nervioso central (el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos). Esto se conoce como desmielinización.

La mielina sana actúa como la cubierta de un cable eléctrico. Protege tus fibras nerviosas y les permite transmitir impulsos (mensajes) de forma rápida y eficaz.

La desmielinización provoca inflamación y cicatrices (esclerosis múltiple significa «muchas cicatrices»). La formación de estas cicatrices, conocidas como placas o lesiones, afecta a la capacidad de tus nervios para transmitir mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo.

Aunque todavía no existe una cura para la esclerosis múltiple, los investigadores están haciendo progresos y descubrimientos prometedores sobre el tratamiento y la gestión de la EM cada día.

La desmielinización puede producirse en cualquier parte del sistema nervioso central. Por ello, la experiencia de cada persona con la EM es única. Las personas con EM pueden experimentar una amplia gama de síntomas, y pueden verse afectadas de forma diferente en distintas etapas de su vida.

Tras la desmielinización, el cerebro trabaja para reparar el tejido y resolver la inflamación. Al hacerlo, puede redirigir los mensajes a otras partes del cerebro. Es un poco como viajar por una autopista y ser redirigido a tomar una carretera o camino alternativo debido a las obras.

Aunque el cerebro trabaja para reparar el tejido dañado, la reparación suele ser incompleta, y parte del tejido nervioso se destruye de forma irreversible. Con el tiempo, esto conduce a una disminución del volumen cerebral, conocida como atrofia cerebral.

Los adultos sanos tienen una pequeña atrofia cerebral debido al envejecimiento natural, pero en muchas personas con EM no tratada, la atrofia cerebral se produce a un ritmo mucho más rápido. Los tratamientos actuales de la esclerosis múltiple pretenden evitar que se formen nuevas lesiones en el sistema nervioso central que provoquen daños irreversibles y atrofia cerebral. La investigación actual se centra en encontrar formas de reparar la mielina dañada y ayudar a prevenir los síntomas de la EM.

Vídeo: Enfermedades Crónicas Degenerativas, Causas de Muerte y por qué se Producen| Enfermedades Degenerativas

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en psicología, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo psicológico, estudiar un curso o Máster especializado online es lo ideal. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Enfermedades Degenerativas», te animamos a estudiar psicología online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Salud » Enfermedades Degenerativas. Lista de Ejemplos, Tipos y Síntomas
Doctrina Qualitas