Descripción del proyecto

¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social?; El trastorno de ansiedad social (TAS) es un trastorno de salud mental común, pero infradiagnosticado que se da en diferentes grupos de edad y culturas. Si tú o alguien que conoces ha sido diagnosticado con TAS o crees que puedes estar experimentando síntomas de este trastorno, aprender más sobre lo que puedes esperar te va a ayudar.

En esta publicación de Estudiar Psicología Online vamos a escribir sobre cómo curar el trastorno de ansiedad social.

¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social?

4,5 / 5
¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social?

¿Qué es el Trastorno de Ansiedad Social?

Las personas con trastorno de ansiedad social o TAS tienen un miedo irracional a ser observadas, juzgadas o a pasar vergüenza o humillación. La ansiedad y el malestar llegan a ser tan extremos que interfieren en el funcionamiento diario. Aunque puede ser un trastorno debilitante, es posible recuperarse con un tratamiento adecuado.

El TAS es uno de los trastornos mentales más comunes, ya que hasta el 14% de la población general presenta síntomas en algún momento de su vida.

¿Cuál es la Causa de la Fobia Social?

El primer paso en cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social, es conocer qué lo puede provocar.

El trastorno de ansiedad social suele comenzar en la adolescencia, pero también puede empezar en la infancia.

Aunque se desconoce la causa exacta del TAS o fobia social, se cree que es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales.

Los desequilibrios en la química del cerebro se han relacionado con el TAS. Por ejemplo, un desequilibrio en el neurotransmisor serotonina, una sustancia química cerebral que regula el estado de ánimo y las emociones, puede desempeñar un papel en el desarrollo del trastorno de ansiedad social.

La actividad excesiva de una estructura del cerebro llamada amígdala también se ha relacionado con la ansiedad social. Las personas con TAS pueden estar predispuestas a una respuesta de miedo exagerada y, a su vez, a una mayor ansiedad.

Varios factores ambientales también pueden aumentar el riesgo de desarrollar el TAS. Estos incluyen, entre otros, los siguientes:

  • Tener a uno de los padres demasiado crítico, controlador o protector.
  • Ser víctima de acoso o burlas en la infancia.
  • Conflicto familiar o abuso sexual.
  • Tener un temperamento tímido o retraído de niño.

Síntomas del Trastorno de Ansiedad Social

Las personas con trastorno de ansiedad social (TAS) experimentan un miedo significativo y crónico a las situaciones sociales o relacionadas con el rendimiento en las que existe la posibilidad de sentirse avergonzado, rechazado o escudriñado. En estas situaciones, las personas con TAS casi siempre experimentan síntomas físicos de ansiedad.

Aunque saben que su miedo es irracional, no parecen poder hacer nada para detenerlo, por lo que evitan estas situaciones por completo o las superan mientras sienten una intensa ansiedad y angustia. De este modo, el trastorno de ansiedad social va más allá de la timidez cotidiana y puede ser extremadamente perjudicial.

Entonces, ¿cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social? Hay que estar atento a los diferentes síntomas.

Los síntomas del trastorno de ansiedad social suelen estar comprendidos en tres áreas diferentes.

Síntomas físicos

Los síntomas físicos del TAS pueden ser extremadamente angustiosos. Los más comunes son:

  • Visión borrosa.
  • Ruborización.
  • Dolor en el pecho.
  • Opresión en el pecho.
  • Escalofríos.
  • Diarrea.
  • Mareos.
  • Boca seca.
  • Sensación de irrealidad (desrealización) o de alejamiento de uno mismo (despersonalización).
  • Dolores de cabeza.
  • Palpitaciones del corazón.
  • Aceleración del corazón (taquicardia).
  • Nudo en la garganta.
  • Tensión muscular.
  • Náuseas.
  • Parestesias (hormigueo).
  • Zumbidos en los oídos.
  • Temblores.
  • Dificultad para respirar.
  • Sudoración.
  • Voz temblorosa.

Para algunas personas, estos síntomas físicos pueden llegar a ser tan graves que se convierten en un ataque de pánico en toda regla. Sin embargo, a diferencia de quienes padecen un trastorno de pánico, las personas con TAS saben que su pánico está provocado por el miedo a las situaciones sociales y de rendimiento más que por el miedo a los propios ataques de pánico.

Síntomas cognitivos

El trastorno de ansiedad social también implica síntomas cognitivos, que son patrones de pensamiento disfuncionales. A las personas que padecen esta enfermedad les molestan los pensamientos negativos y las dudas sobre sí mismas cuando se trata de situaciones sociales y relacionadas con el rendimiento.

¿Cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social? Si detectas algunos de estos síntomas:

  • Creencias negativas: Creencias muy arraigadas sobre su inadecuación en situaciones sociales y/o relacionadas con el rendimiento.
  • Prejuicios negativos: Tendencia a descartar los encuentros sociales positivos y a magnificar las habilidades sociales de los demás.
  • Pensamientos negativos: Evaluaciones negativas automáticas sobre uno mismo en situaciones sociales o relacionadas con el rendimiento.

Por ejemplo, imagina que empiezas un nuevo trabajo o que llega el primer día de una nueva clase. El instructor o el director pide a todos que se presenten al grupo. Una persona con trastorno de ansiedad social puede empezar a tener pensamientos negativos como: «Todos los demás parecen mucho más relajados», «¿Y si digo algo tonto?», o «¿Y si todos notan que me tiembla la voz?».

Estos pensamientos empiezan a descontrolarse rápidamente hasta el punto de que no escuchas nada de lo que han dicho los demás. Cuando llega tu turno, dices lo menos posible y esperas que nadie haya notado tu ansiedad.

Si se permite que estos patrones de pensamiento negativo continúen sin tratamiento, también pueden erosionar tu autoestima con el tiempo, por lo que es importante buscar atención médica.

Síntomas conductuales

Las personas con trastorno de ansiedad social también actúan de determinadas maneras. Tienden a tomar decisiones basadas en el miedo y la evitación en lugar de las preferencias, deseos o ambiciones reales. Por ejemplo, es posible que abandonen una clase para evitar hacer una presentación o que rechacen un ascenso laboral porque significa un aumento de las exigencias sociales y de rendimiento.

En los casos graves, si no se tratan, las personas con TAE generalizado corren el riesgo de tener una mala calidad de vida. Pueden tener pocos o ningún amigo, no tener relaciones románticas, abandonar los estudios o el trabajo, y pueden consumir alcohol para tolerar la ansiedad.

A continuación se presentan algunos síntomas conductuales comunes:

  • Evitación: Las cosas que se hacen o no se hacen para reducir la ansiedad por estar en situaciones sociales o relacionadas con el rendimiento
  • Conductas de seguridad: Acciones realizadas para controlar o limitar las experiencias de las situaciones sociales o relacionadas con el rendimiento
  • Escapar: Abandonar o escapar de una situación social o de rendimiento temida.

Síntomas en los niños

El trastorno de ansiedad social en niños y adolescentes puede aparecer de forma diferente que en los adultos. Los niños pequeños con este trastorno pueden aferrarse a uno de sus padres, tener una rabieta cuando se les obliga a entrar en una situación social, negarse a jugar con otros niños, llorar o quejarse de un malestar estomacal u otro problema físico.

La inhibición conductual durante la infancia suele ser un precursor de la ansiedad social posterior. En cambio, los adolescentes con TAS pueden evitar por completo las reuniones de grupo o mostrar poco interés por tener amigos.

¿Cómo se Diagnóstica el Trastorno de Ansiedad Social?

El trastorno de ansiedad social está reconocido como enfermedad mental diagnosticable en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5).

También está clasificado como una enfermedad dentro de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (CIE-10), publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entonces, ¿cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social?

El TAS se diagnostica generalmente a través de una entrevista clínica con un profesional de la salud mental en la que se hacen una serie de preguntas relacionadas con sus síntomas.

Para recibir un diagnóstico, la persona debe cumplir una serie de criterios específicos. El miedo también debe ser tan grave que impida de forma significativa la vida diaria, las tareas escolares, el trabajo, las relaciones, o que uno experimente una angustia grave por sus síntomas.

Dependiendo de si los síntomas se experimentan sólo en unas pocas situaciones o en la mayoría de las áreas de la vida, uno puede ser diagnosticado con TAS generalizado o específico. El mejor primer paso si tienes síntomas asociados al trastorno de ansiedad social es concertar una cita con un terapeuta o profesional de la salud mental.

Compartir cualquier pensamiento y sentimiento sobre tus síntomas, incluso con tu médico de cabecera, es un gran primer paso. No hay que preocuparse por dónde empezar: mientras expreses honestamente algo de lo que sientes, estarás en camino de comprender mejor tus necesidades. Puedes empezar por tomar algunas notas sobre tus síntomas para compartirlas y así poder consultarlas durante la cita.

¿Cuál Es el Mejor Tratamiento Para la Ansiedad Social?

Los tratamientos basados en la evidencia más utilizados para el trastorno de ansiedad social son la medicación y la terapia cognitivo-conductual (TCC). A menudo, estas dos formas de tratamiento se utilizan conjuntamente para obtener los mejores resultados. Además de la TCC, hay otros tipos de terapia que pueden utilizarse, ya sea en formato individual o de grupo.

Ahora que ya está claro cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social, vamos a listar los diferentes tratamientos que existen.

Medicamentos utilizados para tratar el TAS

  • Benzodiacepinas.
  • Betabloqueantes.
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina.

Terapias de conversación utilizadas en el tratamiento del trastorno de ansiedad social

  • Terapia cognitivo-conductual.
  • Terapia psicodinámica.
  • Terapia interpersonal.
  • Terapia racional emotiva conductual.
  • Terapia de aceptación y compromiso.

Además de la medicación y la terapia, las intervenciones asistidas por la tecnología para el TAS incluyen la TCC a través de Internet, la terapia de exposición de realidad virtual y las modificaciones de los sesgos cognitivos. Algunas personas también utilizan tratamientos alternativos, como los suplementos dietéticos o la hipnoterapia. En general, no existen pruebas de investigación que apoyen el uso de tratamientos alternativos para el TAS.

¿Cómo Tranquilizarse Cuando Estás Nervioso?

Realizada la tarea de cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social, explicamos cómo uno mismo puede ayudar a superarla.

Las estrategias de autoayuda para el trastorno de ansiedad social pueden ser útiles como complemento del tratamiento tradicional o para aliviar los síntomas leves. Algunos ejemplos de estrategias son los siguientes:

  • Técnicas de relajación, como la respiración profunda, las imágenes guiadas, el entrenamiento autógeno y la relajación muscular progresiva.
  • Controlar los propios pensamientos negativos y sustituirlos por otros más útiles.
  • Exponerse gradualmente a situaciones temidas.
  • Aromaterapia.
  • Participar en foros online para conectarse con otros.
  • Cuidados personales saludables, como comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente.

Aunque las estrategias de autoayuda nunca sustituyen al tratamiento tradicional, pueden ayudarle a sentir que controlas mejor tus síntomas.

Trastorno de Ansiedad Social en el Trabajo o Escuela

El trastorno de ansiedad social puede repercutir en la capacidad para asistir a la escuela y trabajar. Empezar en un lugar nuevo, hacer amigos, hacer presentaciones, comer con otras personas: estos y otros aspectos de la escuela y el trabajo son factores desencadenantes para las personas con ansiedad social.

Si te han diagnosticado TAS, puedes solicitar adaptaciones en tu lugar de trabajo o en la universidad. Si tienes un hijo diagnosticado con TAS, la comunicación con los profesores y el personal de apoyo será importante para garantizar que se satisfagan las necesidades del niño.

Si el TAS te impide trabajar, también puedes solicitar ayuda social. Existen muchas opciones de apoyo para ayudar a las personas con problemas de salud mental. Si no estás seguro de por dónde empezar, preguntar a tu médico de salud mental es una buena manera de hacerlo.

Habilidades Sociales

Mejorar las habilidades sociales es un componente importante del tratamiento del trastorno de ansiedad social. Varios aspectos de las habilidades sociales pueden estar deteriorados en las personas con TAS, principalmente porque nunca han tenido la oportunidad de practicar.

Después de cómo saber si tengo trastorno de ansiedad social, en general, se querrá trabajar en la mejora de las habilidades de comunicación, ya sea aprender a entablar una conversación trivial o comprender mejor el lenguaje corporal de los demás.

Si te han diagnosticado recientemente un trastorno de ansiedad social

Desacelera y respira. Aunque el diagnóstico de TAS puede dar miedo, es el primer paso para mejorar tu situación. Es probable que recibas medicación, terapia o una combinación de ambas para tratar el trastorno.

Vivir con el trastorno de ansiedad social

Además de recibir tratamiento profesional, puedes hacer una serie de cosas para ayudarte a sobrellevar el TAS. Algunas de ellas son practicar ejercicios de relajación, dormir lo suficiente y llevar una dieta equilibrada.

Es importante no evitar las situaciones que te producen ansiedad. Aunque la evitación puede reducir tu ansiedad a corto plazo, empeorará las cosas a la larga. Si te sientes ansioso, puede ser útil recordarte a ti mismo que puedes superar la situación, que tu ansiedad suele ser efímera y que no es probable que tus peores temores se hagan realidad.

Recuerda que sentirse ansioso y nervioso no es un signo de debilidad o inferioridad. El trastorno de ansiedad social es una condición médica que requiere atención. Si no se trata, puede provocar otros problemas de salud, como el abuso de drogas o el riesgo de depresión. Sin embargo, con un tratamiento adecuado y una atención continua, tu calidad de vida puede mejorar mucho.

Próximos pasos a tener en cuenta

Si no estás seguro de si tú o un ser querido padecéis un trastorno de ansiedad social, lo mejor es pedir una cita con un médico. Esto te pondrá en el camino hacia el diagnóstico, el tratamiento y una vida más plena. Puede que incluso descubras que, más adelante, puedes servir de ayuda a otras personas en tu misma situación.

Conclusiones

Aunque puede parecer un viaje aterrador en el que te has embarcado, aprender más sobre el trastorno de ansiedad social y encontrar un tratamiento puede ser el primer paso para disminuir el impacto que tiene en tu vida. Está bien que sientas miedo de dar ese primer paso; respira profundamente y ten claro que estás tomando la decisión correcta.

Vídeo: 7 Pautas para Superar la Ansiedad Social. ¿Cómo Combatir la Fobia Social? | ¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social?

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en psicología, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo psicológico, estudiar un curso o Máster especializado online es lo ideal. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

¿Dónde Estudiar Psicología Online?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los signos y síntomas del trastorno de ansiedad social abarcan la duración de lo siguiente:

  • Temor a entornos donde podrías ser juzgado.
  • Agobio por sentirte avergonzado o humillado.
  • Temor vehemente de interactuar o hablar con extraños.
  • Temor a que los demás noten que estás ansioso.

El trastorno de ansiedad social o fobia social, es una afección de salud mental. Es un temor intenso y persistente de ser observado y juzgado por otros. Este temor puede afectar el trabajo, la escuela y otras actividades habituales. Incluso puede obstaculizarte al hacer y conservar amistades.

La fobia social es un trastorno de ansiedad cimentado en un miedo irracional ante situaciones sociales que incluyen la opinión ajena, ante las cuales, el paciente se comporta de manera tímida y ansiosa y le entorpecen o malogran la interacción con otras personas, algo que puede influir en su vida diaria

Técnicas para abordar la Ansiedad Social

  • Aclara tu motivo para superarte. Derrotar un miedo es difícil.
  • No te embauques ni te justifiques.
  • Progresión y duración.
  • Expresa y no huyas.
  • Comienza a pensar que las cosas trascendentes no tienes por qué realizarlas solo.
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social?», te animamos a estudiar psicología online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Trastorno » ¿Cómo Saber si Tengo Trastorno de Ansiedad Social? | Psicología