¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo?; El autismo, también conocido como trastorno del espectro autista, es un trastorno del desarrollo caracterizado por problemas de comunicación, sociales y de comportamiento. Se trata de una enfermedad que dura toda la vida y cuyos síntomas pueden variar considerablemente de una persona a otra.

Los síntomas implican retos o diferencias en las habilidades motoras y en las capacidades intelectuales y sociales. Las personas con autismo pueden aprender, actuar, pensar, comunicarse e interactuar de forma diferente a las personas que no tienen el trastorno del espectro autista.

El autismo se conoce como un trastorno del espectro porque hay mucha variación en cuanto al tipo de síntomas que experimentan las personas y la gravedad de los mismos.

¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo?

4,5 / 5
Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo

Síntomas de los Diferentes Tipos de Autismo

Aunque los síntomas suelen ser muy variables, suelen empezar a aparecer antes de los tres años. Los padres pueden notar síntomas relacionados con la forma en que los niños interactúan socialmente, su capacidad de respuesta a los estímulos y su capacidad de comunicación.

Los síntomas del autismo incluyen comportamientos repetitivos, intereses limitados y problemas de interacción.

Aunque las personas con trastorno del espectro autista pueden no mostrar todos estos síntomas, suelen mostrar varios de los siguientes:

  • Dificultad para establecer contacto visual.
  • Dificultad para seguir y participar en conversaciones.
  • Angustia extrema cuando las rutinas se ven ligeramente alteradas.
  • Expresiones faciales que no coinciden con la comunicación verbal.
  • Interés intenso por determinados temas.
  • Falta de disfrute en las actividades.
  • Problemas para expresar sus sentimientos o necesidades con palabras.
  • No participar en juegos de «simulación».
  • Respuesta lenta o ausente a las personas que intentan captar su atención.
  • Sensibilidad a los estímulos sensoriales, incluidos el gusto, la luz y el olor.
  • Comportamientos estimulantes (es decir, acciones repetitivas y autoestimulantes como balancearse, caminar de puntillas o agitar las manos).
  • Dificultad para ver las cosas desde el punto de vista de otra persona.

Es importante recordar que las personas pueden tener síntomas que se describen como leves, moderados o graves. Algunas personas pueden tener varios o muchos síntomas, pero sólo los experimentan en un grado leve.

En otros casos, las personas pueden tener sólo unos pocos síntomas en áreas clave, pero experimentar deficiencias graves como resultado de esos síntomas.

Las personas que presentan síntomas de autismo más leves suelen ser capaces de desenvolverse en su vida cotidiana, pero es más probable que tengan otros problemas de salud mental, como estrés excesivo, comportamientos obsesivos, problemas sensoriales, ansiedad y depresión.

El autismo suele diagnosticarse en la infancia y puede darse en personas de todos los orígenes económicos, razas y etnias.

Señales a las que hay que prestar atención

Cada niño es diferente, pero algunos signos que pueden indicar que es necesaria una evaluación profesional son:

  • Falta de sonrisas o expresiones de felicidad a los seis meses.
  • Ausencia de balbuceo al año de edad.
  • Omisión de respuesta cuando se le llama por su nombre.
  • No alcanzar objetos al año de edad.
  • Falta de habla de una sola palabra a los 16 meses.
  • No tiene frases de dos palabras a los 2 años.
  • Pérdida de cualquier habilidad social o del habla.

Diagnóstico de los Diferentes Tipos de Autismo

Los signos de autismo suelen ser percibidos primero por los padres, pero también pueden ser detectados por otros cuidadores, profesores y médicos.

La detección y evaluación tempranas son importantes. Si te preocupa el comportamiento de tu hijo, es importante que hables con su médico. Cuanto antes se haga un diagnóstico, antes podrán comenzar las intervenciones.

No hay ninguna prueba específica que pueda determinar si alguien tiene autismo. Los médicos pueden diagnosticar el autismo observando los comportamientos y haciendo preguntas sobre el desarrollo.

Evaluaciones

Durante las revisiones periódicas del desarrollo en la infancia, los médicos realizan un seguimiento de una serie de hitos del desarrollo y detectan diferentes tipos de retrasos en el mismo. Cuando los niños no alcanzan ciertos hitos, pueden recibir una evaluación adicional.

Durante esta evaluación adicional, un grupo de especialistas que puede incluir a un pediatra del desarrollo, un psiquiatra infantil y un logopeda, evaluará una serie de cosas, como los comportamientos propios de la edad, las habilidades cognitivas y las capacidades lingüísticas.

Algunos tipos de pruebas que pueden utilizarse en el diagnóstico del autismo son:

  • Cuestionarios sobre los síntomas del autismo.
  • Seguimiento del desarrollo.
  • Pruebas de audición.
  • Pruebas de cociente intelectual.

El autismo puede diagnosticarse de forma fiable en niños de tan sólo dos años. Los síntomas comienzan a aparecer durante los tres primeros años de vida del niño.

Diagnóstico en la edad adulta

Aunque los diferentes tipos autismo suelen diagnosticarse en la primera infancia, también puede diagnosticarse durante la adolescencia y la edad adulta. El diagnóstico en etapas posteriores de la vida puede ser a veces más difícil, ya que algunos síntomas del autismo pueden confundirse con otros trastornos mentales como la ansiedad, el TOC y el TDAH.

Aunque los investigadores todavía están estudiando qué tipos de tratamientos funcionan mejor para los adultos con autismo, obtener un diagnóstico puede ser útil para comprender tanto las dificultades actuales como las pasadas. También puede ayudarte a aprender a reconocer tus puntos fuertes y a obtener ayuda en las áreas en las que puedas tener dificultades.

Lo ideal es un diagnóstico precoz, pero nunca es demasiado tarde para ser evaluado, diagnosticado y tratado del autismo. Si tienes síntomas que pueden estar relacionados con el autismo, habla con tu médico para obtener más información.

Prevalencia

Según las estadísticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, uno de cada 54 niños de ocho años padece el trastorno del espectro autista. También informaron de que la afección estaba presente en todos los grupos étnicos, raciales y socioeconómicos.

Sin embargo, descubrieron que el trastorno del espectro autista es cuatro veces más común en los niños que en las niñas.

Las estadísticas de prevalencia también indican que el autismo es más común ahora que en el pasado. Parece estar aumentando, con un incremento de entre el 10 y el 17% en los últimos años.

Causas de los Diferentes Tipos de Trastorno del Espectro Autista

Aunque se desconocen las causas exactas, las investigaciones sugieren que es probable que exista un aspecto genético en esta enfermedad.

Estas apuntan a una conexión genética incluyen estudios que muestran que los niños que tienen un hermano con autismo tienen un mayor riesgo de padecerlo.

Sin embargo, la investigación también ha descubierto que sólo alrededor del 20% puede atribuirse directamente a causas genéticas. Es necesario seguir investigando para comprender mejor cómo las mutaciones o variaciones genéticas específicas pueden contribuir al desarrollo del trastorno del espectro autista.

Aunque se cree que los genes son un factor clave, los estudios también han demostrado que el nacimiento prematuro y la edad paterna avanzada también están relacionados con la aparición del autismo.

Ciertos fármacos, cuando se toman durante el embarazo, se han relacionado con un mayor riesgo de trastorno del espectro autista.

Las investigaciones han demostrado que las vacunas no causan autismo.

¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo?

Cuando una persona es diagnosticada de autismo, también se le identifica su nivel funcional. Hay tres niveles diferentes de trastorno del espectro autista:

  • Nivel 1: Alto funcionamiento
  • Nivel 2: Moderadamente grave
  • Nivel 3: Grave

Estos niveles se utilizan para describir la gravedad de los comportamientos y las habilidades sociales.

Nivel 1

El autismo de nivel 1 se considera una forma leve de autismo. Las personas que tienen este tipo pueden tener problemas con las relaciones sociales y comportamientos restrictivos. Normalmente sólo necesitan un apoyo mínimo para funcionar en su vida diaria normal.

Nivel 2

Las personas con trastorno del espectro autista de nivel 2 necesitan más apoyo. Sus dificultades sociales son evidentes, pueden tener problemas de comunicación y pueden necesitar ayuda para gestionar comportamientos problemáticos.

Nivel 3

Las personas con autismo de nivel 3 presentan síntomas que interfieren en su capacidad para vivir y funcionar de forma independiente. Las personas con este nivel de autismo a menudo no se comunican verbalmente, tienen dificultades con los cambios, tienen comportamientos repetitivos o restrictivos y pueden ser sensibles a los estímulos sensoriales.

Tipos anteriores

La publicación en 2013 del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) marcó cambios significativos en la forma de clasificar y diagnosticar el autismo. Hasta la publicación del DSM-5, los expertos se referían a diferentes tipos de autismo. Entre ellos se encontraban:

  • El síndrome de Asperger se describía como una forma más leve de autismo caracterizada por un funcionamiento intelectual normal pero con dificultades para la interacción social.
  • El trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS) era una forma moderada de autismo más pronunciada que el Asperger.
  • El trastorno autista era una forma más severa de autismo marcada por déficits más graves que el Asperger y el PDD-NOS.

Hoy en día, estas condiciones se conocen simplemente como trastorno del espectro autista. Aunque los tipos anteriores ya no son diagnósticos oficiales, algunas personas siguen encontrándolos útiles como forma de describir cómo se experimentan los síntomas y su gravedad. Por ejemplo, las personas suelen encontrar que el Asperger es útil como identidad propia o para conectar con compañeros con experiencias similares.

Tratamiento de los Diferentes Tipos de Autismo

Aunque el autismo es una enfermedad que dura toda la vida, existen tratamientos que pueden ayudar con muchos de los síntomas y mejorar la capacidad de las personas para desenvolverse en diferentes ámbitos de la vida.

El tratamiento debe comenzar lo antes posible tras el diagnóstico.

No existe un único tratamiento que sea el mejor. Las personas con autismo tienen una amplia gama de síntomas, lo que significa que las necesidades de cada persona son diferentes. Algunas de las opciones de tratamiento que pueden utilizarse son los medicamentos y la terapia.

Medicamentos

Aunque no hay ninguno aprobado para el tratamiento del autismo, un médico puede prescribir ciertos medicamentos para aliviar determinados síntomas.

Los medicamentos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antipsicóticos, los estimulantes, los ansiolíticos y los anticonvulsivos pueden ayudar con síntomas como:

  • Agresión.
  • Ansiedad.
  • Problemas de atención.
  • Depresión.
  • Hiperactividad.
  • Discurso inadecuado.
  • Irritabilidad.
  • Retraimiento social.

Terapia conductual y de desarrollo

El tratamiento del autismo suele centrarse en intervenciones conductuales, psicológicas o de entrenamiento de habilidades.

Uno de los enfoques más utilizados es el análisis conductual aplicado (ABA), una forma de terapia que utiliza refuerzos para enseñar y fortalecer comportamientos y habilidades deseables.

Otras terapias comunes utilizadas en el tratamiento del autismo son:

  • La terapia cognitivo-conductual (TCC).
  • Terapia relacional de desarrollo y diferencias individuales (también conocida como «floortime»).
  • Intervención conductual intensiva temprana.
  • Terapia de respuesta pivotante.
  • Intervención en el desarrollo de las relaciones.
  • Terapia de comportamiento verbal.

Estos tratamientos están diseñados para ayudar a las personas con trastorno del espectro autista a:

  • Fomentar las capacidades cognitivas.
  • Mejorar los puntos fuertes existentes.
  • Aumentar las habilidades lingüísticas y comunicativas.
  • Mejorar las habilidades sociales.
  • Aprender habilidades de adaptación que permitan una vida independiente.

Otras terapias que pueden utilizarse son la tecnología de asistencia, la logopedia, la terapia ocupacional y el entrenamiento en habilidades sociales. El tratamiento también suele incorporar aspectos de formación de cuidadores en los que los padres y otros cuidadores aprenden habilidades que les ayudarán a reforzar lo que se está trabajando en el tratamiento.

Niños con Diferentes Tipos de Trastorno del Espectro Autista

¿Cómo Hacer Frente a la Situación?

Además de buscar tratamiento profesional, también hay una serie de estrategias de autoayuda que puedes utilizar para hacer frente a algunos de los síntomas del autismo. Algunas cosas que pueden ayudar:

Aceptación

En lugar de centrarse en las diferencias, intenta ver estas características únicas como parte de la persona. Practica la aceptación y el amor incondicional en lugar de centrarte en tratar de «arreglar» las cosas que hacen que alguien sea diferente a los demás.

Crea un entorno relajante y confortable

Presta atención a las cosas que pueden ser una fuente de estrés, incluidos los estímulos sensoriales como los ruidos fuertes o las luces brillantes.

Sigue un horario

Las personas con autismo se desenvuelven mejor con rutinas y estructuras. Mantén un horario constante cada día, incluyendo las comidas, la escuela, las citas, la terapia y la hora de acostarse. Cuando haya cambios o interrupciones, asegúrate de avisar a la persona con suficiente antelación y darle tiempo para que se prepare.

Únete a un grupo de apoyo

Busca grupos de apoyo locales en tu zona o únete a un grupo en línea. Puedes compartir experiencias, obtener apoyo, aprender sobre tratamientos y descubrir recursos y programas relacionados con el trastorno del espectro autista.

Aprende a identificar los desencadenantes

Si hay ciertas cosas que tienden a desencadenar comportamientos perturbadores o desafiantes, puedes encontrar formas de prevenir o modificar esas situaciones difíciles.

Presta atención a la comunicación no verbal

Dado que las personas con autismo suelen tener dificultades con la comunicación y los comportamientos sociales, es posible que no puedan decirte lo que les pasa. Fíjate en cosas como las expresiones faciales, el lenguaje corporal y otras señales no verbales.

Utiliza el refuerzo positivo

El objetivo es ofrecer una recompensa cuando les «pilles portándose bien». Cuando notes que está utilizando una nueva habilidad o que está haciendo algo bueno, elógialo por ello. El estímulo verbal puede ser de gran ayuda, pero también puedes utilizar otras recompensas deseadas, como pegatinas o actividades preferidas, como forma de reforzar los comportamientos adecuados.

Conclusiones

El autismo es una condición compleja que puede causar varios grados de deterioro y afectar la vida de una persona en muchas áreas diferentes. La intervención temprana es importante y hay muchos tipos de tratamiento y recursos disponibles para ayudar. Encontrar el tratamiento adecuado para ti o tu ser querido puede ayudaros a funcionar de forma más independiente y a vivir una vida plena.

Vídeo: ¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo? | Claves para Padres, Educadores y Profesionales del Neurodesarrollo

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en psicología, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo psicológico, estudiar un curso o Máster especializado online es lo ideal. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

Los distintos tipos o grados del autismo:

Síndrome de Rett. Síndrome de Asperger. Trastorno desintegrado infantil o síndrome de Heller. Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
El primer grado se correspondería con lo que normalmente se denomina autismo leve. Este grado engloba a personas con habilidades para la comunicación verbal y motivadas por interactuar con otros, pero que sus intentos de acercamiento resultan curiosos a los demás.

Los niños con autismo tienen problemas con el lenguaje, en cambio, los que sufren Asperger tienen un gran vocabulario y hablan perfectamente.

El trastorno del espectro autista de grado 3 es el más grave, y el que identificamos más asiduamente. El autismo de alto funcionamiento, o de grado 1, es el más sutil. Por lo tanto, el niño puede tener un desarrollo aparentemente normal en muchos aspectos. Estos niños son en los que es más difícil saber cómo detectar autismo

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo?», te animamos a estudiar psicología online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Trastorno » ¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Autismo? | Estudiar Psicología Online
Doctrina Qualitas