TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo; El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es uno de los trastornos del neurodesarrollo más comunes en la infancia. Afecta a alrededor del 10% de los niños en edad escolar.

Existen tres tipos de TDAH:

  • Presentación predominantemente inatento.
  • Presentación predominantemente hiperactiva-impulsiva.
  • Presentación combinada.

Como trastorno del neurodesarrollo, el TDAH surge de una disfunción del cerebro y del sistema neurológico.

Los adultos también pueden ser diagnosticados de TDAH, normalmente como resultado de un TDAH infantil que continúa en la edad adulta. Alrededor de dos tercios de los niños con TDAH siguen presentando síntomas en la edad adulta.

TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo

4,5 / 5
TDAH Qué Es y Cómo Tratarlo

Señales y Síntomas del TDAH

Los niños con TDAH tienen muchos más problemas que los demás para sentarse, concentrarse y prestar atención, a menudo hasta el punto de que tienen problemas para llevarse bien con otros niños y para aprender en la escuela. Asimismo, el TDAH que persiste en la edad adulta puede interferir en las relaciones y el rendimiento laboral.

Los síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad dependen del tipo, pero, en general, los niños con TDAH presentan:

  • Olvidos frecuentes.
  • Soñar despiertos y parecer que no escuchan.
  • Dificultad para mantenerse en la tarea que realizan.
  • Desorganización.
  • Evitar las tareas que requieren concentración mental.
  • Olvido (por ejemplo, no sigue los deberes u otras tareas).
  • Dificultad para sentarse, inquietud y retorcimiento.
  • Hablar incesantemente.
  • Comportamiento arriesgado.
  • Descuido (falta de atención a los detalles).
  • Un patrón de cometer errores con frecuencia.
  • Dificultad para llevarse bien con otros niños (por ejemplo, no están dispuestos a compartir o a esperar su turno).

En los adultos, los síntomas del TDAH pueden causar problemas en el trabajo, en casa y en las relaciones con los miembros de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo. La hiperactividad de la infancia puede evolucionar hacia la inquietud.

Además, las tensiones típicas de la edad adulta pueden empeorar los síntomas del TDAH.

Causas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

No se conocen bien las causas del TDAH, aunque hay investigaciones que sugieren que la genética probablemente desempeña un papel importante. Otros factores que pueden estar relacionados con un alto riesgo de padecer TDAH son:

  • Lesión cerebral.
  • Condiciones ambientales durante el desarrollo fetal o en los primeros años de vida, como la exposición al plomo.
  • Consumo materno de alcohol o tabaco durante el embarazo.
  • Parto prematuro o bajo peso al nacer.

También hay una serie de mitos sobre las posibles causas del TDAH que han sido desmentidos por falta de pruebas científicas: el consumo de grandes cantidades de azúcar, ver demasiada televisión y la pobreza o la agitación en la familia. Sin embargo, estos factores pueden exacerbar los síntomas del TDAH.

Diagnóstico del TDAH

El TDAH se diagnostica sobre la base de los síntomas y una entrevista con un profesional de la salud mental, como un psicólogo, psiquiatra, neurólogo o un proveedor de atención primaria, a menudo un pediatra.

En el caso de un niño, se recomienda que el profesional que realiza el diagnóstico entreviste a los padres, profesores y otros adultos que cuidan del niño para considerar su comportamiento en diferentes entornos y situaciones. También se puede entrevistar al niño, dependiendo de su edad.

En última instancia, el diagnóstico de TDAH dependerá de si se cumplen los criterios específicos enumerados en la 5ª versión del Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM-5).

El DSM-5 es un manual para la evaluación y el diagnóstico de los trastornos mentales que es utilizado por la mayoría de los diagnosticadores para evaluar a una persona y ver si hay signos y síntomas de un trastorno de salud mental. El DSM-5 dice que una persona con TDAH debe mostrar un patrón continuo de inatención y/o hiperactividad-impulsividad y estos síntomas deben interferir con el funcionamiento o el desarrollo de la persona.

Estos criterios difieren según el tipo de TDAH, pero independientemente, para que se haga un diagnóstico de cualquier tipo de TDAH, la persona evaluada debe presentar lo siguiente:

  • Haber mostrado síntomas graves de hiperactividad-impulsividad o inatención antes de los 12 años.
  • Haber presentado varios síntomas en al menos dos (o más) entornos (como la escuela y el hogar, con compañeros, con familiares o con un cuidador).
  • Demostrar que los síntomas interfieren en la calidad del funcionamiento en un entorno social, escolar o laboral.
  • Se han sometido a una evaluación formal en la que se han descartado otras causas primarias subyacentes de los síntomas (como un trastorno del estado de ánimo, un trastorno de la personalidad o un trastorno de ansiedad).

Tipos

Existen tres tipos diferentes de TDAH según la definición del DSM-5. El tipo de TDAH que tiene una persona depende del tipo de síntomas que presente en mayor medida. Los tipos de TDAH incluyen:

Presentación predominantemente inatento

Un niño debe tener al menos seis de los siguientes síntomas; un adolescente o adulto debe tener cinco:

  • Dificultad para prestar atención mientras realiza tareas o participa en actividades lúdicas.
  • Comete errores por descuido con frecuencia.
  • Olvida con frecuencia los detalles de las tareas diarias.
  • A menudo se distrae con facilidad.
  • Dificultad para terminar las tareas.
  • A menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente.
  • Se olvida con frecuencia de las tareas diarias.
  • No termina los deberes u otras tareas (problemas para seguirlas, a menudo se desvía).

Presentación predominantemente hiperactiva-impulsiva

Un niño de hasta 16 años debe tener seis síntomas; los adolescentes mayores y los adultos deben tener cinco:

  • A menudo se inquieta, golpea las manos o los pies, se retuerce mientras está sentado.
  • A menudo se levanta o se va cuando se espera que permanezca sentado.
  • A menudo corre o trepa de forma inapropiada (los adultos pueden sentirse inquietos, pero no correr o trepar).
  • A menudo es incapaz de participar en actividades de ocio tranquilas.
  • A menudo habla sin parar.
  • Suele soltar respuestas antes de que se haya formulado completamente la pregunta en las conversaciones.
  • No es capaz de esperar cuando no es su turno.
  • A menudo interrumpe la conversación cuando otros están hablando.

Presentación combinada

Tiene proporcionalmente ambos tipos de síntomas (predominantemente hiperactivo-impulsivo y predominantemente inatento).

Los síntomas deben estar presentes durante al menos 6 meses y deben considerarse perturbadores en el trabajo, la escuela o los entornos sociales e inapropiados para el nivel de desarrollo de la persona.

El tipo de TDAH de una persona puede cambiar con el tiempo, ya que es común que los síntomas cambien a medida que el niño crece. Por ejemplo, un niño con TDAH de presentación predominantemente hiperactiva-impulsiva puede pasar a tener TDAH de presentación predominantemente inatento cuando sea adulto.

Diagnóstico diferencial

Hay una serie de afecciones y trastornos que pueden confundirse con el TDAH y que, por lo tanto, a menudo hay que descartar para hacer un diagnóstico definitivo, entre ellos:

  • Trastornos del sueño.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Problemas de aprendizaje (tipos específicos).
  • Problemas de visión y audición.

TDAH, Cómo Tratarlo

El TDAH se trata con terapia conductual, medicación o ambas. En el caso de los preescolares (niños de 4 y 5 años) la primera línea de tratamiento se basa en el comportamiento, con la participación de los padres.

Terapia conductual

Existen varias modalidades de tratamiento conductual recomendadas para el TDAH, entre ellas:

  • Modificación de la conducta: Estrategias dirigidas a aumentar las conductas apropiadas y a disminuir las inapropiadas, basadas en los síntomas del niño.
  • Entrenamiento conductual de los padres: Entrenamiento de los padres para que respondan de manera que promuevan el crecimiento y desarrollo saludables del niño y fortalezcan la relación entre padres e hijos.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: Proporciona un entorno seguro para que el niño aprenda habilidades sociales positivas, incluyendo cómo interactuar bien con otros niños en la escuela y con los miembros de la familia en casa.
  • Intervenciones escolares: Implica a un profesional capacitado que puede trabajar con los profesores y consejeros escolares del niño para formular un plan de acción destinado a implementar intervenciones en el aula según sea necesario.
  • Entrenamiento en habilidades organizativas: Dirigido a enseñar a los niños mayores habilidades organizativas y de gestión del tiempo en la escuela y en casa.

Medicación

Los dos tipos de medicamentos para el TDAH están disponibles en formas de acción corta, intermedia y larga:

  • Los psicoestimulantes mejoran la capacidad de ignorar las distracciones y de concentrar los pensamientos. Tienden a reducir el comportamiento disruptivo, la inquietud y otros síntomas de hiperactividad. Los psicoestimulantes más utilizados son Ritalin (metilfenidato) y Adderall (dextroanfetamina). Los estudios demuestran que los estimulantes mejoran los síntomas del TDAH en aproximadamente el 72% de los adultos y entre el 72% y el 82% de los niños.
  • Los medicamentos no estimulantes pueden utilizarse como medicamentos independientes para tratar el TDAH o pueden recetarse además de otros medicamentos. Incluyen Strattera (atomoxetina), Intuniv (guanfacina) y Kapvay (clonidina). Un estudio descubrió que la guanfacina mejoraba la memoria de trabajo, disminuía la distracción y mejoraba la gratificación retardada, así como la flexibilidad de la conducta en las personas con TDAH.

Una combinación de psicoestimulantes y medicamentos no estimulantes es a veces más eficaz que cualquiera de los dos tipos de fármacos por separado. Según un estudio, la guanfacina y el d-metilfenidato fueron eficaces para mejorar el funcionamiento conductual y cognitivo de quienes no respondieron a los medicamentos estimulantes por sí solos.

La mayoría de los efectos secundarios comunes de los medicamentos para el TDAH son leves. Algunos desaparecen después de tomar la medicación durante un tiempo. Si los efectos secundarios no son de corta duración, el médico que los prescribe puede reducir la dosis o posiblemente prescribir un fármaco diferente.

Los efectos secundarios de la medicación para el TDAH incluyen:

  • Insomnio (dificultad para dormir).
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Nerviosismo o irritabilidad.

Los efectos secundarios más comunes son:

  • Disminución del apetito/pérdida de peso.
  • Retraimiento social.

Los efectos secundarios menos comunes de los medicamentos estimulantes pueden incluir:

  • Efecto rebote (en el que la hiperactividad o el mal humor aumentan a medida que desaparece la medicación).
  • Tics (movimientos musculares repetitivos como el parpadeo).
  • Retraso menor en el patrón de crecimiento normal.

Tratamientos alternativos

Hay muchos tratamientos alternativos y complementarios que se jactan de ser eficaces para tratar el TDAH. Sin embargo, muchos de ellos no han demostrado ser seguros ni eficaces. Esto no quiere decir que los tratamientos naturales para el TDAH no ayuden en absoluto, simplemente no hay pruebas suficientes de que sean eficaces.

Algunos ejemplos de tratamientos alternativos para el TDAH son:

  • Gimnasia cerebral o Brain Gym.
  • Fototerapia.
  • Cogmed: Un programa que se dice que es efectivo para entrenar la memoria de trabajo en niños con TDAH.
  • Suplementos de Omega-3 (suplementos de aceite de pescado).
  • Terapia de masajes.
  • Entrenamiento de la atención plena (mindfulness).

Tratamientos potencialmente perjudiciales para el TDAH

Antes de probar un tratamiento alternativo para el TDAH, habla con tu médico. Algunos pueden interferir con el tratamiento prescrito para el TDAH y otros pueden ser incluso perjudiciales, entre ellos:

  • Tratamiento de la alergia.
  • Megavitaminas.
  • Suplementos de hierbas.
  • Biorretroalimentación.
  • Dietas restringidas.
  • Terapia de movimiento.
  • Tratamiento contra el mareo.
  • Entrenamiento de los movimientos oculares.
Niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Conclusiones

Vivir con un niño o adolescente con TDAH puede ser un reto para toda la familia. Como padre/madre, es importante conocer las formas de ayudar a tu hijo a superar los retos del TDAH al tiempo que buscas apoyo y ayuda para ti mismo cuando lo necesites.

Existen métodos para ayudar a controlar el comportamiento de tu hijo y para hacer frente a los desafíos comunes del TDAH. Conseguir ayuda profesional, educación para los padres y tratamiento conductual para los niños (lo más temprano posible en el proceso de la enfermedad) es imperativo para ayudar a los padres y a los niños con TDAH a enfrentarse eficazmente.

Vídeo: TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo | El Déficit de Atención (TDAH) en la Escuela – Leonardo Bronstein

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en psicología, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo psicológico, estudiar un curso o Máster especializado online es lo ideal. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

TDAH, Qué es y Cómo Tratarlo
Qué pueden hacer los padres:
Involúcrate. Aprende todo lo posible acerca del TDAH. Sigue el tratamiento que te recomiende el médico de tu hijo.
Aprende de qué manera aflige el TDAH a tu hijo. Todos los niños son diferentes.
Concéntrate en enseñar a tu hijo una cosa de cada vez. No intentes gestionar todo al mismo tiempo.
Maneras de compensar el déficit de atención
  1. Motívate para levantarte por la mañana. Algunos días te cuesta mucho levantarte.
  2. Usa un pastillero. Algunas veces olvidas tomar la medicación.
  3. Haz deporte.
  4. Prepara esquemas todos los días.
  5. Estudia en voz alta.
  6. Luego es nunca.
  7. Pon el móvil en su sitio.
  8. Utiliza listas de tareas.

Es importante saber sobre TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo.

Se han aprobado varios medicamentos no estimulantes para tratar los síntomas del TDAH: Strattera (atomoxetina), Intuniv (guanfacina) y Kapvay (clonidina). Estos ofrecen una solución útil para los niños que no toleran muy bien los estimulantes.

¿Cómo se debe utilizar el castigo en niños con TDAH?
  1. El castigo se debe negociar con anticipación.
  2. Se debe aplicar inmediatamente después de la conducta negativa.
  3. El castigo debe ser consecuente con la conducta que lo ha motivado.
  4. Siempre se deben explicar las causas que han dado pie al castigo.
No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo», te animamos a estudiar psicología online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Trastorno » TDAH, Qué Es y Cómo Tratarlo | Estudiar Psicología Online
Doctrina Qualitas