Descripción del proyecto

Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños; Cualquier padre que haya entregado a un niño reticente a un cuidador ha visto la ansiedad por separación en acción. La ansiedad por separación es una afección en la que una persona siente un miedo o una angustia extremos cuando se separa de un vínculo emocional, como un padre, un ser querido o un lugar en el que se siente seguro, como su casa. Aunque las lágrimas pueden ser desgarradoras, la buena noticia es que la ansiedad por separación es una parte normal del desarrollo del niño y normalmente se hace más fácil con el tiempo.

Cuando la ansiedad por separación se produce en niños mayores, adolescentes o adultos, o cuando provoca una ansiedad debilitante, se considera un trastorno de ansiedad por separación (TAS). A diferencia de la ansiedad por separación típica, el TAS es intrusivo y puede requerir tratamiento, como terapia conductual, otras psicoterapias, refuerzo positivo o medicamentos, según la edad de la persona y la gravedad de sus síntomas.

Algunos síntomas del trastorno de ansiedad por separación se solapan con los del trastorno de pánico y otros tipos de trastornos de ansiedad. Si sospechas que tú o tu hijo tenéis TAS, es conveniente que acudas a un profesional sanitario para obtener un diagnóstico matizado y preciso.

Después de estudiar psicología online, estarás capacitado para responder a preguntas del tipo «¿cómo trabajar la ansiedad por separación en niños?» Sigue leyendo y te lo contamos.

Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños

4,5 / 5
Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños

¿Qué es el Trastorno de Ansiedad por Separación?

¿Te has preguntado alguna vez por qué a los bebés les encanta el cucú? Todo tiene que ver con la permanencia de los objetos. Antes de que un bebé desarrolle la permanencia de los objetos, las cosas (y las personas) están realmente «fuera de la vista, fuera de la mente».

Alrededor de los 9 meses, los bebés desarrollan el sentido del yo y empiezan a aprender la permanencia de los objetos, pero no comprenden del todo sus complejidades. Saben que existen separados de otras personas, y entienden que un padre o un ser querido existe incluso después de haber abandonado su presencia, sin embargo, no siempre están convencidos de que su persona querida vaya a volver.

Esta etapa normal del desarrollo suele comenzar cuando el bebé tiene unos 9 meses y puede durar hasta los 4 años.

Esta ansiedad puede surgir incluso si el niño conoce y confía en la persona a la que ha sido encomendado. Pregunta a cualquier cuidador de niños y te dirá con qué frecuencia un niño llora cuando se le deja y luego se tranquiliza rápidamente una vez que sus padres se han ido.

A medida que el niño madura emocionalmente y empieza a confiar en que las personas que se van vuelven, la ansiedad por separación tiende a resolverse por sí sola.

Aunque la ansiedad por separación es una parte normal del desarrollo en los niños pequeños, no se considera típica en los niños mayores, los adolescentes y los adultos. Cuando la ansiedad por separación se produce en personas fuera de la primera infancia y tiene un impacto negativo en el bienestar, el funcionamiento social, la vida familiar, el rendimiento académico o laboral y la salud física del individuo, puede considerarse como TAS.

El TAS es el trastorno de ansiedad pediátrico más frecuente, y representa la mitad de los diagnósticos de los niños que solicitan tratamiento de salud mental. En la adolescencia, aproximadamente el 7% de los jóvenes han cumplido los criterios de diagnóstico del trastorno de ansiedad por separación en algún momento de su vida.

Aunque tendemos a asociar la ansiedad por separación con los niños, algunas investigaciones sugieren que, en algún momento de su vida, hasta el 7% de los adultos experimentan TAS.

Cuándo preocuparse por la ansiedad por separación

La ansiedad por separación es una parte normal del desarrollo y la maduración cognitiva del niño, no un problema de comportamiento. Sólo debe considerarse un problema si interfiere en la calidad de vida del niño o retrasa su desarrollo.

¿Cómo se Reconoce el Trastorno de Ansiedad por Separación?

Todos los niños tienen crisis, incluso los mayores.

El estallido emocional ocasional no indica el TAS. El trastorno de ansiedad por separación se caracteriza por emociones y comportamientos persistentes y extremos, tanto con la separación como en previsión de la separación de una figura de apego importante, como un padre o un abuelo, del hogar o de ambos.

Para saber cómo tratar la ansiedad por separación en niños, es necesario empezar hablando de los síntomas que la provocan.

Los síntomas comunes del trastorno de ansiedad por separación incluyen:

  • Angustia relacionada con la separación.

  • Preocupación excesiva por la pérdida o el daño que pueda sufrir la figura de apego.

  • Preocupación por que un acontecimiento provoque la separación de la figura de apego.

  • Reticencia o rechazo a ir a lugares como la escuela.

  • Miedo a estar solo o sin la figura de apego.

  • Reticencia a dormir lejos de la figura de apego.

  • Pesadillas sobre la separación.

  • Síntomas físicos asociados a la separación.

El trastorno de ansiedad por separación puede manifestarse con síntomas físicos, como:

  • Dolores de cabeza.

  • Dolores de estómago.

  • Náuseas.

  • Vómitos.

  • Mojar la cama.

La escuela es un importante factor de estrés para los niños mayores con trastorno de ansiedad por separación. Un niño mayor o un adolescente puede mostrar comportamientos específicos de la escuela como fingir una enfermedad o experimentar dolores de cabeza, de estómago y otras dolencias cuando llega la hora de ir a la escuela. Estas enfermedades desaparecen una vez que se permite al niño quedarse en casa, pero vuelven a aparecer antes de ir al colegio al día siguiente.

Pueden negarse a ir al colegio o a despedirse de él, o pueden tener «crisis» que impliquen gritos y llantos prolongados.

En el caso de los niños mayores, los síntomas del TAS no se limitan a los momentos de separación. El trastorno de ansiedad por separación puede manifestarse de diversas maneras incluso cuando el niño está en casa y/o con sus padres o seres queridos. Los niños mayores con TAS pueden:

  • Sentirse ansioso al estar solo en una habitación.
  • Ser «pegajoso».
  • Preocuparse excesivamente por si les ocurre algo a ellos mismos, a sus padres o a sus seres queridos.
  • Permanecer cerca de los padres, incluso dentro del hogar.
  • Tener miedos exagerados e irracionales a cosas como la oscuridad, los monstruos o los ladrones.
  • Tener dificultades para dormir.

Mientras que en el caso de los niños, la figura de apego suele ser el padre o el tutor, en el caso de los adultos puede ser el cónyuge, la pareja o un amigo.

El trastorno de ansiedad por separación en adultos puede ser debilitante. El TAS puede causar problemas en el desempeño del trabajo, como falta de concentración, llegar tarde o salir preocupado, o dificultad para mantener el empleo.

Las personas con trastorno de ansiedad por separación también pueden tener dificultades con las relaciones sociales y románticas. A menudo, el sujeto del apego se angustia o se molesta por la necesidad de la persona con TAS. A veces, lo que llamamos «drama» es una persona que muestra síntomas de trastorno de ansiedad por separación.

El TAS puede manifestarse cuando una persona se enfrenta a la ruptura de una relación o a la muerte de un ser querido. Un padre puede incluso sufrir trastorno de ansiedad por separación cuando su hijo se vuelve más independiente y deja de depender únicamente de él para estar acompañado.

Diagnóstico del Trastorno de Ansiedad por Separación

Antes de explicar cómo tratar la ansiedad por separación en niños, veamos cómo se diagnostica este trastorno.

Si tu hijo sigue experimentando ansiedad por separación después de los 4 años, cuando es normal en su desarrollo, el TAS puede ser el culpable. Cuando se sospecha, el TAS suele diagnosticarse a partir de los 6 años.

Para diagnosticar el trastorno de ansiedad por separación, tanto los adultos como los niños deben cumplir varias de las condiciones descritas en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, edición 5 (DSM-5); sin embargo, las herramientas de evaluación difieren según la edad:

  • Angustia excesiva y recurrente al anticipar o experimentar la separación del hogar o de las figuras de apego principales.
  • Preocupación persistente y excesiva por la pérdida de figuras de apego importantes o por posibles daños a las mismas, como enfermedades, lesiones, desastres o la muerte.
  • Preocupación persistente y excesiva por experimentar acontecimientos que causen la separación de una figura de apego importante, por ejemplo, perderse, ser secuestrado, tener un accidente o enfermar.
  • Reticencia o rechazo persistente a salir, fuera de casa, a la escuela, al trabajo o a cualquier otro lugar por miedo a la separación.
  • Miedo o reticencia persistente y excesiva a estar solo o sin las principales figuras de apego en casa o en otros entornos.
  • Reticencia o rechazo persistente a dormir fuera de casa o a irse a dormir sin estar cerca de una figura de apego importante.

Los síntomas también deben causar una angustia clínicamente significativa y/o perjudicar el desarrollo social, escolar o laboral de la persona.

El DSM-5 también requiere que los médicos descarten otras condiciones de salud mental o física que podrían explicar los síntomas de una persona antes de diagnosticar el trastorno de ansiedad por separación.

Para ser diagnosticados de TAS, los niños deben mostrar síntomas durante al menos un mes. Para cumplir los criterios del diagnóstico de trastorno de ansiedad por separación, los adultos deben presentar síntomas que perjudiquen su funcionamiento durante al menos seis meses.

Para diagnosticar a los adultos con TAS, los psicólogos se basan principalmente en los informes de los propios pacientes. Dado que los niños no pueden ser evaluados de forma fiable como con los autoinformes de los adultos, los padres y los profesionales sanitarios deben utilizar otros métodos.

La Escala de Ansiedad por Separación para Niños (CSAS) incluye preguntas accesibles para ellos, como «¿te duele la barriga cuando tienes que dejar a tu madre o a tu padre?», y «¿te preocupa perderte?», que pueden ayudar a un profesional sanitario a evaluar si un niño está experimentando síntomas de trastorno de ansiedad por separación.

Los padres pueden desempeñar un papel importante en la evaluación de su hijo transmitiendo las observaciones que han hecho de él. El psicólogo puede pedir a los padres que anoten sus observaciones en un documento estructurado conocido como Diario de Ansiedad por Separación.

Causas del Trastorno de Ansiedad por Separación

Para saber cómo tratar la ansiedad por separación en niños, es necesario conocer las causas que están provocando este trastorno.

Aunque los científicos no comprenden del todo las causas del trastorno de ansiedad por separación, creen que está relacionado con factores biológicos, cognitivos y ambientales.

Entorno

Los síntomas del TAS suelen aparecer después de un cambio o estrés en la vida de un niño. Incluso un cambio positivo puede hacer que un niño se sienta ansioso. Algunos cambios que pueden desencadenar o exacerbar el trastorno de ansiedad por separación son:

  • Un cambio de cuidador.
  • Un cambio de rutina.
  • Un acontecimiento traumático.
  • Un cambio en la disponibilidad o la disciplina de los padres.
  • Un cambio en la estructura familiar, como un divorcio o una separación, un fallecimiento, el nacimiento de un hermano o una enfermedad de los padres.
  • Una enfermedad.
  • Falta de descanso adecuado.
  • Una mudanza familiar.
  • El comienzo de una nueva escuela, o el regreso a la escuela después de un tiempo de ausencia.

Salud mental de los padres

Los datos apuntan a que el trastorno de ansiedad por separación es heredable en un 30-35%, lo que significa que puede ser heredado de un padre biológico. Esto sugiere que un niño es más propenso a desarrollar el TAS si hereda ciertas vulnerabilidades temperamentales y ansiosas de sus padres.

Estilo de crianza

El estilo de crianza está vinculado a la teoría del apego. Nuestras primeras experiencias de apego afectan a nuestra salud mental y a nuestra capacidad para establecer vínculos con otras personas.

El trastorno de ansiedad por separación parece estar asociado a la ansiedad por el apego, es decir, a la ansiedad experimentada por las relaciones con las personas que son importantes en nuestras vidas.

Una crianza excesivamente crítica, controladora o sobreprotectora puede interferir en el desarrollo de la autonomía del niño y contribuir a los trastornos de ansiedad. Los efectos del estilo de crianza se observan tanto en la infancia como una vez que la persona llega a la edad adulta.

Temperamento

A los niños con trastorno de ansiedad por separación no les gustan los cambios. Cuando algo es nuevo o diferente, tienden a reaccionar negativamente y responden con evitación, miedo o recelo. También pueden tener dificultades para autorregular sus emociones cuando se sienten ansiosos o asustados.

Los adultos con TAS intentan evitar la confrontación. Además, tienden a carecer de autodirección, es decir, de la capacidad de orientarse a los objetivos, ser ingeniosos y adaptarse a las situaciones.

Economía

La forma en que el estatus socioeconómico afecta a la ansiedad infantil es compleja y depende de una serie de factores, como el tipo de ansiedad y si los ingresos se evalúan a nivel de hogar individual o a nivel de barrio.

La mayoría de los niños con trastornos de ansiedad proceden de familias con ingresos medios o altos. Por el contrario, los que padecen TAS tienden a proceder de hogares con bajos ingresos. Esto sugiere que las tensiones financieras dentro de una familia pueden provocar inseguridad en los niños más pequeños.

¿Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños?

Llegamos a la pregunta que nos hacíamos al principio, ¿cómo trabajar la ansiedad por separación en niños? Aquí te damos algunas respuestas.

Gestión de contingencias

Este tratamiento se basa en el cumplimiento positivo. El niño y el progenitor acuerdan una serie de objetivos. Cuando el niño cumple los objetivos, el padre le da una recompensa. Esta puede ser cualquier cosa que el niño considere valiosa, ya sea una pegatina, un juguete o incluso tiempo extra de televisión. La gestión de contingencias se basa en el principio de que los comportamientos que se recompensan se repiten.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

El primer tratamiento para el trastorno de ansiedad por separación es la TCC. Los estudios demuestran que es un tratamiento eficaz para los trastornos de ansiedad, incluido el TAS, sin los efectos secundarios que pueden derivarse de la medicación.

La TCC se centra en el «aquí y ahora» más que en la causa subyacente del trastorno. El objetivo de la TCC es cambiar los patrones de aprendizaje y pensamiento que no son saludables o causan problemas y sustituirlos por otros que sean adaptativos y productivos.

Con la TCC, no es sólo el niño el que debe cambiar su enfoque y su comportamiento. Los padres, los profesores y otras figuras significativas en la vida del niño deben comprometerse a cambiar sus respuestas a la ansiedad del menor, reforzando su progreso.

El tratamiento suele durar entre 3 y 4 meses, pero puede requerir sesiones de «repaso» después de que el tratamiento haya terminado.

Terapia de exposición

Exponer a los niños a las mismas cosas que les asustan suena contraproducente, o incluso mezquino. En realidad, la terapia de exposición funciona según el principio de que enfrentarse a tus miedos te da la oportunidad de ver que son inocuos, y te ayuda a desarrollar estrategias de afrontamiento para gestionar tus ansiedades. Probablemente, esto te resulte familiar. ¿Te recuerda a los discursos de «enfréntate a tus miedos» que nos dieron nuestros propios padres?

La terapia de exposición es algo más controlado que simplemente no huir de las cosas que nos asustan. El tratamiento suele dividirse en cuatro fases, que se trabajan en orden.

  • 1. Instrucción

    Los adultos, o los niños con trastorno de ansiedad por separación y sus padres, reciben una descripción detallada de la terapia de exposición, incluyendo sus objetivos, cómo funciona y qué se puede esperar. La idea de la terapia de exposición puede ser aterradora, y esta es una oportunidad para tranquilizar las mentes.

  • 2. Desarrollo de una jerarquía

    Se crea una serie de experiencias que inducen a la ansiedad y se ordenan de la que menos ansiedad provoca a la que más. Tiene que haber suficientes entradas en la lista para generar un aumento gradual de la ansiedad. Pasar de un poco de ansiedad a una situación de pánico no es bueno para nadie.

  • 3. Exposición propiamente dicha

    Este paso consiste en exponer a la persona con trastorno de ansiedad por separación a las situaciones que provocan ansiedad señaladas en la lista jerárquica, empezando por la que menos ansiedad provoca. A veces el psicólogo modela la exposición y la respuesta antes de que la persona con TAS la intente. Es preferible la exposición directa, pero no siempre es posible. Si la exposición no puede realizarse en persona, se pueden utilizar imágenes y realidad virtual.

  • 4. Generalización y mantenimiento

    La hora de los deberes. En esta etapa, el psicólogo asigna actividades para hacer en casa para reforzar las habilidades aprendidas en la sesión de terapia, y repite las exposiciones en situaciones similares fuera de la consulta. La exposición fuera de la terapia elimina la asociación del consultorio con el afrontamiento exitoso de situaciones ansiosas.

La terapia de exposición se considera exitosa una vez que la persona con trastorno de ansiedad por separación ha trabajado con todas las situaciones de la lista y ha reducido su ansiedad a niveles adecuados para su edad y desarrollo.

Medicamentos

Aunque los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) han demostrado ser eficaces en el tratamiento del trastorno de ansiedad por separación, debido a los posibles efectos secundarios y a la falta de disponibilidad de ISRS aprobados para niños menores de seis años, rara vez se prescriben medicamentos como tratamiento de primera línea a los niños con TAS. Puede administrarse si los tratamientos de primera línea, como la TCC, no son eficaces.

Para los adultos, los ISRS pueden recetarse por sí solos, pero son más eficaces como parte de una terapia combinada. Aunque esto puede variar, normalmente se toman durante medio año y luego se reducen gradualmente.

¿Cómo Hacer Frente a la Situación?

Tanto si se trata de una ansiedad por separación normal en el desarrollo como de un trastorno de ansiedad generalizada, la separación puede ser dura para los niños pequeños y sus padres. ¿Cómo tratar la ansiedad por separación en niños? Para facilitar la transición a los niños pequeños, los padres pueden:

  • Que sea una despedida rápida

    Despídete siempre de tu hijo antes de marcharte. Escaparse enseña a los niños que puedes desaparecer en cualquier momento sin avisar. Pero haz que esas despedidas sean rápidas, incluso si tu hijo está molesto. Quedarse más tiempo refuerza la ansiedad y su respuesta, y volver a entrar y salir después de que te hayas ido es confuso y perturbador. Despídete rápidamente y vete: ¡el cuidador de tu hijo te lo agradecerá!

  • Sé constante

    Las rutinas son reconfortantes para todos los niños, pero sobre todo para los ansiosos. Intenta que la rutina para dejar a tu hijo sea consistente y predecible. Tu hijo se sentirá menos ansioso si sabe qué esperar.

  • Cumpla lo prometido

    Si le haces una promesa a tu hijo, cúmplela. Desarrollar la confianza con tu hijo le ayuda a creerte cuando dices que vas a volver.

  • Utiliza términos que tu hijo entienda

    Tu hijo no tiene un concepto del tiempo según un reloj. Las 6:00 no significan nada para él, pero «después de la merienda» sí. Si vas a estar lejos de tu hijo durante varios días, utiliza «las veces que duermes» para indicar el tiempo que vas a estar fuera y cuándo vas a volver.

  • Practica

    Deja a tu hijo durante un breve periodo de tiempo con alguien que conozca y en quien confíe, como la abuela. Sal de la habitación durante unos minutos durante una visita de un amigo suyo para jugar, dejando que cuide a tu hijo. Programa una orientación con la guardería de tu hijo antes de que empiece para que se familiarice con el nuevo entorno y para que practique cómo despedirse y volver. Acuérdate de decir adiós, aunque sea para practicar.

Tener un apego sano con el padre o los padres ayuda mucho en lo que se refiere al trastorno de ansiedad por separación. Para fomentar un apego seguro desde el principio, fomenta un entorno de apoyo, seguridad y confianza para tu bebé o niño pequeño. Los niños que se sienten seguros tienen más facilidad para explorar nuevos lugares y experiencias.

La permanencia de los objetos es el comienzo de la preparación para el tiempo de alejamiento de tu hijo. Puedes ayudar a desarrollar la comprensión y la confianza de tu hijo en la permanencia de los objetos mediante juegos sencillos:

  • Juega a «salir y volver»

    Salir de la habitación y volver. Habla con tu hijo desde otra habitación, fuera de su vista. Verte salir y volver con regularidad ayuda a tu hijo a entender que no te has ido para siempre sólo porque no te vea.

  • Cu-cu

    Cúbrete la cara y luego descúbrela, diciendo con entusiasmo «¡cu-cu!».

  • Esconder objetos

    Esconde un juguete debajo de una manta, pregúntale a tu hijo dónde está y luego retira la manta para revelar que el juguete estuvo ahí debajo todo el tiempo. Inténtalo de nuevo escondiendo un juguete en otro lugar y encontrándolo.

Para los adolescentes y adultos que viven con el trastorno de ansiedad por separación, puede ser útil seguir estrategias de afrontamiento de la ansiedad.:

  • Estrategias de afrontamiento social

    Participa en actividades sociales, conéctate con tu familia y amigos, y pide apoyo cuando lo necesites o acude a un grupo de apoyo para la ansiedad.

  • Estrategias de afrontamiento emocional

    Practica la atención plena, conoce sus desencadenantes y practica la aceptación.

  • Estrategias de afrontamiento físico

    Cuida tu cuerpo comiendo bien, haciendo ejercicio y durmiendo lo suficiente.

Conclusiones

Si eres el padre o la madre de un bebé o de un niño pequeño que experimenta ansiedad por separación, intenta recordar que, aunque es difícil, es absolutamente normal y apropiado para el desarrollo. Como todas las etapas difíciles, esto también pasará.

Si tu hijo mayor o adolescente (o tú mismo) desarrolla TAS, respira tranquilo sabiendo que hay ayuda disponible. Con el tratamiento adecuado, el trastorno de ansiedad por separación puede convertirse en algo del pasado.

Vídeo: Ansiedad por Separación en Niños y Adultos | Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en psicología, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo psicológico, estudiar un curso o Máster especializado online es lo ideal. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

¿Dónde Estudiar Psicología Online?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños», te animamos a estudiar psicología online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Trastorno » Cómo Tratar la Ansiedad por Separación en Niños | Psicología Online